Me encantaba, pero una vez compré una y traía de bonus una lauchita diminuta, como si fuera un feto, flotando panza arriba sobre el lecho de su rico sabor pomelo.
Ay.