La gente que se horroriza por que el Papa o Lanata ocupan la portada de la Rolling Stone está vieja y concibe el rock según parámetros de los '70. Todo esto si considerásemos que la revista Rolling Stone es vocera de algo parecido al rock y que ese tal rock existe, claro. En fin, que lo siento premodernos, porque les tengo malas noticias: hace un ratito, unos doscientos veinticinco años masomenos, que todos los valores se discuten. A llorar... a la Iglesia.