Nadie sabe muy bien qué está pasando en Venezuela, pero los que portan el virus ideológico lo saben todo, y de antemano; siempre.