Y ante el asalto de este embarazoso recuerdo fue que me dije: por qué no, adelante, ¡postéalo, muchacho!