Está bien que Tévez no esté en la selección -ay, el eterno retorno de la patria futbolera-; además, los problemas están atrás, y en la inquietante serie de lesiones de Gago.