El deseo sin más. Y nada menos. Me permito no ya la mirada masculina -que viene por defecto, para decirlo en téminos informáticos- sino también la fantasía machista. ¿Y? Las malas conciencias pueden ir llamando al Inadi. Besitos.

..........................................................................................César