Isabella Rosetto, acaso la más constante, la más intensa de las "Visiones de un erotómano".