A propósito de Francella y La Nena, la incapacidad para distinguir entre realidad y representación y la pretensión de moralizar arte y materia creativa, en verdad os digo: cuidado con los neopuritanos, lucen disfraz de vanguardia esclarecida, y lo lucen mal.