Ojalá que Independiente no se vaya al descenso. Por mi papá, porque soy de Boca pero mucho del mejor fútbol que vi en mi vida lo desplegó el Rojo, y por Cantero, porque no quiero que se asiente la idea de que "si te plantás frente a los barras te vas a la B". Ojalá, entonces.