Muchos luchadores sociales, de tan rabiosos, pierden el registro de la dimensión íntima, afectiva, de aquello que supone la causa de sus batallas. Paréceme a mí