Y yo que le había jugado unas fichitas al Padre Spiletto...