Me dicen por cucaracha que el lunes fue el cumpleaños de Samuel Horwitz, o sea Shemp, así que no puedo menos que presentarle todos mis respetos y agradecimiento por una infancia violenta, ebria y feliz.
¡Nunca seré demasiado listo para ti, muchacho!