La cara de Luis como la entrada a un freakshow, un teatro maldito o una celda orgánica con barrotes dentados.