En fase primera de postproducción y al tiempo que su diseño de portada in progress para la edición DVD, “Zorra” se propone como el relato de la placentera ensoñación erótica de un alguien que desconocemos, y que, según referirá la sinopsis del film, ha sido sometido a un extraño experimento paracientífico para provocar en él un estado sostenido de duermevela erótica, que entonces el renuente pornodirector César Jones nos presentará en forma de gozoso largometraje.
El elenco de tan solazante opus se ha conformado con los talentosos aportes de Pacho Darry –cuyos comienzos en el género datan de fines de los '60 y nada menos que a las órdenes de Jess Franco-, los debuts absolutos de la bella y aniñada Cherry Rouge y el sorprendente Augusto Tellman, más el regreso a los sets de Ángel Sánchez y las sensuales aportaciones de  las guapísimas Tania Blue y Ana Touche, ésta última compartiendo secuencia con Tony-P, solvente y joven actor surgido de las producciones de su cuasi homónimo Tony Panero.  Finalmente, Agustina Peula calza en la tersa piel de una de las chicas-zorra y deslumbra como siempre, mientras Muralón se luce en un insólito cameo hardcore y el inefable Jones acomete una vez más con uno de sus ya clásicos minipapeles dramáticamente irrelevantes.  Una vergüenza.
Tras bastidores, el equipo de notables/estables:  Emanuelle –cámara y dirección de fotografía-, la niña Agustina –dirección de arte-, Derry Moore –música original y lujo LPsexxx-, Dave Böuman –masterización sonora en el acto-, Pablo Decilio –gráfica & arte web-, más el ya citado Muralón -asistencia integral y proveduría deportiva- y un tándem crucial de jovencitos que se desconocen entre sí: Jimmy Crispin y Cirrus Minor, operando a la distancia entre las sombras y las luces de mil frames.
Este barco ya zarpó, estimados.