El cyborg, o mejor dicho el robot, es capaz de sentir la fragilidad de la vida y de cuidarla en consecuencia. Es bello, y estéticamente excitante.

Además, reconoce a un par más pequeño: ambos son piezas complejas de alta tecnología.