Hay quienes creen que la lucha por el juzgamiento de los crímenes de lesa humanidad cometidos por los militares comenzó mágicamente con el descuelgue de un cuadro. Vaya esoterismo.