Los Beatles, entre tantas otras cosas, nos mostraron que la de las drogas puede ser una experiencia feliz y no necesariamente tortuosa.
Bravo entonces, Bitels.
(Mientras escucho Revolver y suena "Yellow Submarine" por mi casa y parlantes).