Cuánto silencio, en estos días, de los que hacen suyas todas las causas nobles que haya en stock. Parece que justo se les olvidó pronunciarse en relación al tema AMIA-Embajada.
¿Será que los asuntos "judíos" no cotizan tan alto en el mercado de las bellas almas?
Ilústrenme, ustedes que saben.