A propósito del tigre que mató a su domador en México, pido mil disculpas por haber lamentado la muerte de una persona y no sólo la de un animal. No volverá a ocurrir, se los juro.