Es como arrojar un anzuelo a nuestro propio inframundo y arrastrar hacia la superficie una entidad otra que se nos revela entonces como un yo extrañado, gemelo inquietante, residente de una napa subterránea cuya iconografía –a pesar de ser nosotros en ella- no podríamos siquiera imaginar.
                                                                                                                                   C.J.