Moana Pozzi; belleza, concupiscencia al servicio de la dramaturgia e inteligencia suma. Al menos dos y medio de esos tres valores no se ven muy seguido, me parece, y en todo caso tampoco tendrían por qué verse, desde ya. Por eso brillan los que brillan; lo hacen contra un cielo de mediocridad necesaria al que cada cual provee con su modesto o generoso aporte, según sea el caso.




"La pornografía es la representación de nuestros sueñ os más íntimos, de los deseos más secretos. El sexo es negro, torcido, corrosivo, no siempre es algo solar, alegre. A mí me gusta la obscenidad, me aburre la vulgaridad, que es sólo mal gusto. Lo obsceno es lo sublime". (Moana Pozzi).