Temo que Scioli pueda ser el próximo presidente argentino. No se ofendan los que simpatizan con él -si es que a alguien le ocurre taxativamente tal cosa- pero a mí me genera una mezcla de inquietud y desolación.