Roger, oíme, tenés que parar de ser tannnn grosso.