El Grillo (1923)

Música porque sí, música vana
como la vana música del grillo,
mi corazón eglógico y sencillo
se ha despertado grillo esta mañana.

¿Es este cielo azul de porcelana?
¿Es una copa de oro el espinillo?
¿O es que en mi nueva condición de grillo
veo todo a lo grillo esta mañana?

¡Qué bien suena la flauta de la rana!
Pero no es son de flauta: en un platillo
de vibrante cristal de a dos desgrana

gotas de agua sonora.
¡Qué sencillo
es a quien tiene el corazón de grillo
interpretar la vida esta mañana!

PS: Con estos versos simples, hondos, hermosos, solía arrullarme mi madre cuando niño. En ese entonces yo no sabía qué quería decir "eglógico", pero aquella línea me conmovía especialmente, me llenaba de misteriosa emoción: "mi corazón eglógico y sencillo...": ¡qué caudal de enigma, cuánto dulce mundo conjuraban esas palabras! Y entonces, cada vez que aquella voz amorosa le susurraba este poema, ese niño que fui decidía que el suyo, su propio corazón, también debía de ser así: "eglógico"... y sencillo. Gracias y a pesar de todo, aun hoy me sigue pasando.