¿Qué habrá de cierto en ello? Pues el caso es que todo indica "... y el sábado, sexo" sería una película de duración considerable (orillando las dos horas), cuando no desmesurada, al decir del puñado de valientes/privilegiados que habrían confrontado sus retinas con las imágenes de este inquietante e inminente opus del que tan poco se habla en ningún ámbito en particular.

Entretanto, su incongruente director, el elusivo César Jones, se hallaría embebido en aguas redentoras y cuasi triunfalistas, a juzgar por el beneplácito que, aseguran fuentes confiables, le estaría provocando la potencia erótica con que cree haber dotado, tras ingentes y agotadores esfuerzos, a las secuencias explícitas de esta nueva entrega triple X que parece traerse entre manos y con decididas intenciones de arrojarnos en breve a la cara, ¡ay!

El film estaría protagonizado por la sorprendente y primeriza Tiffany -de quien el ya citado, no menos sorprendente y mas ya no tan primerizo Jones habría llegado a aseverar en un rapto de euforia irreflexiva: "¡es la nieta bonaerense y no reconocida de Georgina Spelvin!". Allende el exabrupto, el elenco contaría también con los debuts absolutos en el género del aplomado Marcelo, la exuberancia de Elizabeth Velvet y la primera incursión en el porno argumental de la impactante traviesa Carolina Secret. Entre los experientes, y siempre según trascendidos, deberíamos incluir a Muralón y su reconocido vigor juvenil, más todo el oficio de Scaramouche y las perladas aportaciones del propio Jones (en la piel de un adusto remissero), el gran Derry Moore (que aquí habría cambiado samplers y pentagramas por una PyME más que blanca) y la aristrocrática belleza de Agustina Peula, cuyo garbo, según vaticinan quienes afirman haber tenido acceso al celado material, ejercerá una fascinación inmediata y sin desengaños, aun entre los negros y más exigentes paladares del rubro.

Tras bastidores, varias confirmaciones: las manos mágicas y el ojo avezado de un Emanuelle cada vez más sólido y por ende menos líquido; musicalización in progress a cargo del impetuoso Dr. Moore, continuum de avasallante talento, claro está, sumado a las sapientísimas aportaciones de Cirrus Minor -ese dandy del color...- y el mismísimo Dave Böuman, auténtico pope de la optimización sonora.

Mientras tanto, en su guarida capitalina, quién otro sino el inquebrantable Jimmy Crispin prepara las pociones texturizadas que habrán de brindarle a este metraje la toxicidad que todos (¿quiénes?) le estaríamos reclamando.

La portada para la edición dvd, obra de BEZOWIE: como siempre, calidad en tiempo y forma.

Esperando poder rectificarnos, disculparnos, arrepentirnos y azotarnos frente a vosotros antes de que el año nos deje, y no sin antes desearles el más leve de los deterioros, les saluda cortésmente

 

...........................................................................................LPsexxx realizaciones (gente que Ud. conoce...)