Ay las fotos y alusiones a cielos compartidos de y por los famosos que van muriendo. Cuánto homenaje automático, válgame... la Tierra.
Por otro lado, recien postearon por ahí una frase de Nietzsche más que pertinente para la ocasión: tener fe significa no querer saber la verdad.
La muerte es dolorosa, porque allí termina la vida. No hay cielo, ni reencarnación, ni más allá, ni nada. Bueno sí, hay nada.
¿Es que tan poco te parece esta vida que necesitás ilusionarte con falsos tiempos suplementarios? (el juicio final vendría a ser una definición por penales).