¿Existe, en materia de periodismo deportivo, dupla más exasperante que la que componen el Rifle Varela y Sergio Gendler? Avísenles que no son cool ni cancheros, y que un programa de tele está destinado a la audiencia.
Ah, por favor, moralistas del balompié no mencionen a Niembro-Closs para blanquearse el alma. Queda dicho.