La sensación de pisar la tierra, la Tierra, con pies descalzos. El cuerpo abierto y permeable recorrido por una inmensa energía benéfica que va y viene del magma al cosmos, pasando siempre y toda vez por nosotros.