Ahora bien, Patalín: ¿indujo al fetichismo a toda una generación de jóvenes?