Caminaba, levanté la vista y vi a un hombre que era yo, veinte años después. Iba por la vereda opuesta (y la calzada una fisura en el tiempo, un accidente improbable).