Joven e histórica, clásica y moderna, en una frontera imprecisa entre el on y el off(of), DORIAN GRACEFULL borronea territorios en  ADICTAS AL JUEGO SUCIO 1 y lo hace de un modo demasiado porno como para encantar a sus espectadores.