Tras una serie de exitosos videos cortos de su propia cosecha,  STEFY QUINN debuta en largometraje porno a cara descubierta con una triple interpretación descomunal que podría calificarse de arquitectónica, gastronómica y multitudinaria, respectivamente.
No hay más que decir: ha nacido una estrella.