Ese instante que media entre lo indescifrable y el espanto revelado (ver un bultito en la penumbra y estar a punto de saberlo un gorrión muerto, por ejemplo).