E invariablemente se me cae de la cucharita. El principio de la tensión superficial hizo una excepción conmigo.