Pero ser joven y servil es patético. Aquel Cohn-Bendit los habría cagado a piedrazos e ideas.

PD: Lo digo observando a los jóvenes "militantes", tan domesticados por los dogmas de la corporación cultural, balbucerando indignaciones predigeridas, la mayoría adorando Jefes a voz en cuello o incluso en secreto. Son lastimosos.

PD2: Los auténticos jóvenes viejos, helos ahí.