La tristeza juvenil con la que marca 4 (para sí, ya que en el comienzo nadie lo acompaña) parece la señal primera que nos anuncia un acontecimiento trascendente, fuera de lo ordinario.
Y así fue, de hecho.