no comentes en muro ajeno (a menos que medie grande confianza): nunca se sabe la clase de pelotudos que otros pueden tener de contacto.