Creer que la democracia (y la vida política que la empuja) es sólo conflicto y nunca consenso no sólo es propio de inteligencias cortas, sino de sujetos o, lo que es peor, de facciones tóxicas para cualquier comunidad. Concluyo proponiendo un ejercicio de memoria emotiva, para los que gusten.