Construir nuevas intimidades, envidio a los que tienen las suyas bien cimentadas.