Después de doce años de reflexionar y habiéndome librado del yugo colonizador de los medios hegemónicos, llegué a una conclusión que considero incontestable: el kirchnerismo es bueno, todos los demás son malos. Buenas noches.