Es propio de genios. Dos claros ejemplos: Freud y Mark Zuckerberg.