Y hacerle objeciones morales luce tan ridículo como cuestionarle la vida privada a Van Gogh, qué sé yo.