Se me antoja tan agresivo que voy como cortando frecuencias de comunicación. Digo lo que digo en canales cada vez más específicos: esta web, entrevistas, charlas con amigos. No deja de ser una forma de autocensura y un indicador de baja intensidad que espero revertir, claro.