LAS, o esa incansable exhortación al espíritu.

PD: Citemos al muy-poco-progresista Ale Rozitchner: “El cancherismo es más valorado en los medios y en la mentalidad colectiva, pero la inocencia es más sabia y productiva”.
A las pruebas me remito.