Y respiro libertad. Leo opiniones y reflexiones, observo actos de multitudes que dicen gustar de esas mismas bandas y sólo veo cerrilidad, agresión e incluso fascismo. En ese sentido, el rock ha fracasado en sus efectos culturales, al menos en este país.