Con esa respuesta uno se da a luz a sí mismo. Sobre todo frente a multitudes unísonas.