Que la brillantez artística trae como daño colateral un infradesarrollo de la mirada política. Y lo digo como el artista mediocre que soy.