Si alguna vez te ataca un coco lo primero que tenés que hacer, apenas puedas, si es que podés, es picarle los ojos al estilo Tres Chiflados, hundirle los dedos hasta dejarle los cuencos vacíos. Se alejará con una pierna o un brazo tuyo -con suerte el menos hábil- y te habrás salvado. Noooo, no es necesario que me agradezcas, si no nos cuidamos entre nosotros...