Hay gente que dice que la Red no es parte de la vida. Está bien, son criaturas espiritual o cronológicamente viejas y no hay por qué molestarlas.