A todos los que hace pocas horas colmaron las instalaciones de Baumm y recibieron tan cálidamente (en todo sentido) a FAKTOR FELLATIO, mi torvo retoño. A los que no pudieron asistir y nos desearon suerte a la distancia y a aquellos que colaboraron, de una u otra manera, para que este FAKTOR deviniera, efectivamente, FELLATIO. Párrafo aparte para Tetsuo Lumiere, que engalanó la velada con un cortometraje estupendo y también para Fabio López, todo una garantía al comando de la proyectancia, sin olvidar, desde ya, al gran David Bellini y su reconocido don de lenguas. Quiero también mencionar especialmente a los integrantes del elenco (a quienes en breve dedicaré unas líneas respecto de sus talentos al servicio del film) y al team LPsexxx, cuyo secreto consiste en que cada uno de sus integrantes porta muchos más saberes que éste que aquí escribe.
De ustedes y sólo de ustedes

s.s.s.